sábado, 30 de octubre de 2010

Sindrome de Tourette

Ayer no escribí. Ya no sé si tenga algo para contar.

Solo tratare.

Esta noche es una de esas noches que uno no sabe que carajos esperar. Es viernes y como todos los viernes, está permitido todo. El agite empezara en unos minutos, mi relojito dice que ya casi son las 4 pm, eso es malo. Tomo aire. Ahí viene todo. Arrancamos.

Estoy aquí, estoy allá y hablo y escribo, me muevo sin detenerme. Tomo aire de vez en cuando y empiezo de nuevo. Corro y todo está a tiempo. Saben que es lo mejor de estar así?, que solo en esos pasillos largos y oscuros puedo esconderme de ella, la memoria me empieza a dar recuerdos de todo, mi cabeza se ocupa, y ahora mi sudor esta excusado por la adrenalina, no por mi cariño.

Salgo a mi cita de disfraces, hoy estoy con un atuendo chistoso, hoy me puse una ropa tan elegante que todos dicen no conocerme. Estoy muy decente para mi gusto. Aun así, corro y sigo trabajando, ya se empieza a acabar esta semana, todo sale bien. Aunque camine hacia la premier de tantas historias de mi grupo, considero que es momento de tomar todo el aire, acabármelo y relajarme. Hoy quiero nuevamente, y de manera descarada, que ella me vea y se sienta mal, se sienta irresponsable por perderme… ah sonrió por este hecho. Mi imaginación “malosa” me hace sonreír. El carro de los bomberos se detiene y me detiene, esta como loco, es más rojo que de costumbre, hace más ruido pero aun así no me borra mi sonrisa. Camino con afán ahora, quiero que cuando me vea, se tome su tiempo y piense muy bien que hará ahora, estamos en contra del tiempo, ya no son cinco meses, son menos de 4.

Estoy ansioso por saber que me dirá el día en que mi hermana también cumpla. Ese será un miércoles en donde todo esto habrá sido bien argumentado, o que simplemente se habrá contado una historia más.

Con especial cariño -The Stranger-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada